“Dicen que eres lo que comes, pero no recordamos habernos comido a una feminista”

PAULA SALGADO ARCE
Madrid 28 OCT 2018

Abiertas y agradables, Alexandra Cánovas y Martaé Martínez, fundadoras de Las Culpass, nos explican la filosofía de su marca de ropa y cómo comenzó todo “desde Murcia, con rabia y cariño”.

¿Cuándo nace Las Culpass?

Alexandra: Nació en 2010 y empezamos porque habíamos terminado las dos de estudiar. Yo estudié diseño de moda y ella diseño de joyería. La oferta laboral era bastante deprimente y estábamos en plena crisis. Entonces, o trabajabas para una empresa tipo Inditex o no había más. Nosotras no nos sentíamos identificadas con lo que veíamos de otras marcas en publicidad, en las tiendas, en las maneras de fabricar… Decidimos hacer algo por nuestra cuenta y juntas, pero tampoco como una marca con un plan cerrado; queríamos sacar una colección para ver qué pasaba.

¿Por qué elegisteis este nombre? ¿Qué significa para vosotras?

A: Le pusimos Las Culpass porque nos presentamos a un concurso y teníamos que presentar el bolso. El nombre de Las Culpass fue una ‘chorrada’ pero nos vino muy bien para el discurso que traíamos. El logo del sujetador viene de que cuando empezamos hacíamos sobre todo bolsos reciclados con sujetadores…Y de ahí, hasta ahora.

Martaé: De ahí hasta ahora. Cuando empezamos ni siquiera nos lo planteábamos como “venga, vamos a hacer una marca de ropa feminista”. Simplemente, algo no nos convencía y no sabíamos cómo llamarlo; el proyecto ha ido tomando mucha forma con el paso de los años.

¿Con qué 3 adjetivos definiríais a Las Culpass?

M: ¿Frescas?

A: Yo diría canalla y…casera. Nos gustan mucho las cosas hechas a mano y relacionarnos con la gente.

Imagen: https://www.yorokobu.es/las-culpass

¿Qué significa la moda para vosotras?

M: Pues, para mí, la moda es que te guste la estética, las cosas bonitas. Pero no la moda del mundo de la moda, de seguir las tendencias; o sea, sí que están las modas y las cosas que van pasando, pero es el quedarte con las cosas que te gustan. Ser amante de eso.

A: Para mí es una manera de expresarse. Yo cada mañana voy de una manera; algunas veces llevo unas pintas muy locas. Es inconsciente: o digo “madre mía, cómo voy” o salgo súper diva.

“Simplemente algo no nos convencía y no sabíamos cómo llamarlo”.

¿Cómo integráis la lucha feminista en vuestra marca?

M: Todo lo que es la comunicación del proyecto de la marca tiene un lenguaje inclusivo.

A: Mira, detrás de esta etiqueta de Las Culpass pone “Feminist or die”. Esta otra es la que va en las camisetas y pone “Las Culpass formamos parte de una cultura subversiva e irónica que rechaza los estereotipos de género establecidos. Dicen que eres lo que comes, pero no recordamos habernos comido a una feminista”. Esta otra la llevan las pistoleras y las cosas que hacemos en el taller: “Con el feminismo como leit motiv, diseñamos y confeccionamos piezas como esta desde Murcia, con rabia y cariño. Te aseguramos 100% que nadie ha sufrido ningún tipo de abuso o maltrato durante su confección. Así que, disfrútala”. Tenemos otra etiqueta cuadradita que ponemos en las riñoneras que dice “People united against patriarchy”.

Luego, tanto en las campañas como en las fotos que hacemos y en los desfiles, siempre trabajamos con personas que nos rodean, de todas las tallas, de todos los tipos. Trabajamos mucho con la talla única y, por supuesto, todo lo que hacemos es unisex.

M: Con cada colección intentamos abordar un tema y poner el foco sobre los roles de género, la estética, cómo afecta esta a los roles… Hicimos una sobre el estigma de la menstruación, por ejemplo. Por tanto, todas las campañas de comunicación giran en torno a esos temas. Cada vez tenemos que hacer el esfuerzo y aprender nosotras mismas de lo que hacemos, es decir, desaprender.

¿El concepto de Las Culpass ha sido siempre el mismo o ha ido cogiendo forma a medida que la marca crecía?

M: Yo creo que siempre ha sido el mismo, lo que pasa es que se ha ido afianzando y lo hemos ido interiorizando. Para nosotras, es un proyecto profesional, pero es muy personal. Con cada proyecto, con cada colección, te informas sobre cosas, lees sobre cosas, te relacionas con la gente, profundizas en ese tema en concreto. Crecemos mucho personalmente. Es una retroalimentación constante de nosotras con el proyecto y del proyecto con lo que nosotras vamos construyendo.

A: Nosotras mismas nos vamos deconstruyendo con todos los proyectos.

stand-expositor-camisetas-carton-lasculpass-cartonlab-01-777x1024
Imagen: https://cartonlab.com/blog/expositores-modulares-carton/

¿Cómo empezasteis y cómo fue la expansión del proyecto?

M: Empezamos en el salón de casa.

A: Con una caja así de pequeña. Todo lo que teníamos de mercería cabía en ese espacio.

M: Eran los materiales de Las Culpass. La filosofía del proyecto era reutilizar todo lo que pudiéramos. Por ejemplo, sus padres han tenido un taller de confección toda la vida y nos íbamos haciendo con telas. Cuando empezamos con los bolsos hechos con sujetadores, hacíamos acopio de lo sujetadores de primas, hermanas, amigas…

Hicimos un mercadillo en el que queríamos vender los bolsos. Los hubo en la primera colección, que fue una declaración de intenciones de lo que sería este proyecto. Luego, sacamos una segunda, una tercera y así fuimos creciendo, como lo hizo la caja de materiales. Se convirtió en un proyecto de ratos libres, de juntarnos un día a la semana. Íbamos ahorrando lo que conseguíamos con la venta de camisetas y cosas así.

“Hemos ido muy poco a poco, les tenemos mucho miedo a los bancos y no queríamos hipotecarnos”.

A: Lo estuvimos guardando durante mucho tiempo, unos tres años. Todo lo que vendíamos se guardaba para poder dejar el trabajo y tener un colchón para esto. Hemos ido muy poco a poco, les tenemos mucho miedo a los bancos y no queríamos hipotecarnos. Vivíamos juntas y el plan era llegar de trabajar a las cuatro, las seis o las ocho y tirarnos con Las Culpass hasta las once o las doce de la noche en el salón de casa todos los días, durante dos años o más.

M: Como te puedes imaginar, estábamos hartas. Vimos que teníamos un fondo para durante un año intentar sacar esto adelante. Afortunadamente, pasó ese año y aquí seguimos. No pretendemos que esto sea un imperio, pero estamos haciendo lo que nos gusta y eso es muy guay.

¿En qué os inspiráis para diseñar cada colección?

A: Tiempo de diseñar tampoco tenemos demasiado. Las Culpass es mucho trabajo de administración, de atender a la gente. Entonces, como solo sacamos una colección al año, que engloba prendas de invierno y prendas de verano, conforme se nos ocurren cosas las vamos anotando para cuando vayamos a sacar la colección.

M: La vamos preparando a lo largo del año, pensamos cuál es el siguiente tema que queremos abordar y vamos pensando “podríamos hacer algo de este tipo, molaría una prenda así”.

A: A veces también nos pasa que la gente nos da materiales, entonces pensamos qué podemos hacer con esa tela. Es todo un poco a lo loco, la verdad.

M: Luego damos forma a todo esto, pero no es un proceso muy purista de diseño de la colección. Ojalá lo tuviésemos… Tenemos suerte de toda esa gente tan guay con la que hemos podido trabajar. Si no hubiese sido en Murcia, no podríamos haber sacado esto.

las_culpass-mascara-carton-conejo-cartonlab-mmod-5b
Imagen: https://cartonlab.com/proyecto/las-culpass-mmod-mascaras-conejo-desfile/

¿Guardáis recuerdo especial de alguna colección en concreto?

M: Yo tengo mucho cariño a Periodo de Guerra porque nos dieron una residencia artística en un centro de aquí. Fue muy guay porque culminó con nuestro primer desfile autogestionado, que fue chulísimo y el primero.

A: Eran todas piezas únicas, para otras colecciones hicimos más tallas, pero esa contenía muchísimas cosas hechas a mano, pintadas a mano, etc.

M: Estéticamente, la campaña de Degeneración Club Deportivo me gustó muchísimo, que fue la siguiente. Esta fue la primera en la que nos lo planteamos hacer más profesional, queríamos tener un stock grande y ofrecerlo a tiendas, aunque eso fue un poco fracaso. Nos fuimos a Valencia a hacer la sesión de fotos.

A: Evolución o Barbarie, esa es de mis favoritas. Hicimos fotos en Castellón. Mi sobrina es una de las modelos… Esa colección me encanta, me parece chulísima.

M: O Punkys o Gominolas; hicimos la sesión con unas amigas de aquí. Es de las que más me gusta también. Transmiten muy bien el rollo de Las Culpass.

¿Seguís algún tipo de criterio para elegir a vuestras y vuestros modelos?

A: No, todo es gente de nuestro entorno, amigas, familiares. Hay gente que se ofrece y cuando tenemos una sesión les llamamos.

M: Por lo general, es gente que comulga con la marca y el proyecto. La gente tiene que sentirse representada.

“Hemos valorado hacerlos en serie, pero creemos que sigue molando que sea único porque es el origen de esto, coger un sostén y reciclarlo convirtiéndolo en otra cosa”.

Bolsos riot y pistoleras, ¿qué me podéis decir de vuestros productos estrella?

M: Al bolso le tenemos muchísimo cariño y va a volver pronto porque lo hemos tenido muy abandonado. La parte de los bolsos era el principio, muy artesanal, la mayoría son modelos únicos. Hemos valorado hacerlos en serie, pero creemos que sigue molando que sea único porque es el origen de esto, coger un sostén y reciclarlo convirtiéndolo en otra cosa.

A: Tenemos un montón de sujetadores porque hicimos varias fiestas en las que la gente nos traía el sujetador y nosotros les invitábamos a una cerveza. De cara al final de año, para Noche Vieja, queríamos sacar unos cuantos especiales. Respecto a las pistoleras, es lo que más vendemos ahora mismo y creemos que es una pieza muy reconocible de la marca.

M: Si las pruebas sabrás por qué se venden tanto, son súper cómodas y no tienen géneros ni edades.

¿En qué consistió el proyecto Monstruantes?

M: Monstruantes es como llamamos a la residencia que nos dieron durante 6 meses como espacio para trabajar en un centro de aquí. El proyecto se llama Monstruantes y dentro de este queríamos hacer una colección de ropa, que acabó siendo Período de Guerra. Nos habría gustado traer a más gente y organizar un ciclo más amplio de contenidos, pero no nos daban dinero.

httpsmurciadivergente.atavist.comlas-culpass
Imagen: https://murciadivergente.atavist.com/las-culpass

¿Qué planeáis para el futuro?

M: Ahora mismo estamos muy contentas porque hemos pasado de un estudio de veinte metros cuadrados a uno de cien. Trabajamos mucho mejor.

A: ¡Ya no cortamos la tela en el suelo!

M: Estamos empezando una nueva etapa. Tenemos un punto de venta a pie de calle y antes era en un piso; el que nos conocía, subía. Esto nos va a dar más posibilidades. La idea de este espacio nuevo lo queremos compaginar con organizar talleres, presentaciones de libros… Queremos que la gente venga a hacer comunidad.

A: En Murcia el último viernes de cada mes es el ‘viernes de parra’, un ‘intercambiador’ de libros feministas. Una vez lo hicimos y pusimos un documental, ahora queremos hacer esto aquí. También, nos gustaría tener más puntos de venta por España. Hemos hecho una colaboración de las pistoleras con Sancal, una empresa de muebles de Murcia. Con sus tejidos hemos sacado una idea de pistoleras nuevas que se fabrica allí, en la fábrica de muebles. Eso es también un buen despegue.

M: Estamos despegando con cosas, a ver si en unos meses podemos hablar del futuro; de momento, presente, presente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s